(Des) amor y Cuarentena

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Qué difícil es cambiar, ¿no? Qué difícil es desacostumbrarnos de lo “normal” y acostumbrarnos a un nuevo estilo de vida. Qué difícil es aceptar que las cosas ahora son diferentes y que tal vez no vuelvan a ser iguales. Porque parecido a como pasa cuando el amor se va, las cosas nunca vuelven a ser como antes. 

 

Estoy absolutamente convencida de que el amor es el sentimiento más lindo, más puro y transparente que existe en el mundo. Y no me refiero sólo al amor de pareja, me refiero a ese sentimiento como un todo, al amor por la familia, por los hijos, por la vida, por el aire y por el paisaje que en estos últimos días se nos ha vuelto tan escaso. Pero, así como es el sentimiento más lindo y puro, también es un sentimiento difícil, que nos hace llorar y nos hace extrañar momentos que pensamos que serían eternos. 

Cuando el amor cambia y deja de ser como solía ser, un sentimiento de ansiedad y angustia nos recorre el cuerpo y nos hace pensar que nunca podremos salir adelante, que jamás encontraremos una persona que nos haga sentir lo mismo o con la que podamos compartir momentos tan lindos como los que recordamos. Cuando el Covid llegó y nos encerró en nuestras casas, algo muy parecido pasó. Un sentimiento de ansiedad y angustia nos recorrió el cuerpo por no saber cuánto duraría, los planes de muchos seguramente cambiaron y empezamos a extrañar momentos que pensamos que nunca nos faltarían. Y entonces, al igual que en el amor, empezamos a pensar qué cosas hubiéramos podido hacer diferentes. Pero ¿saben qué creo? Que la respuesta es ¡NADA! Nada hubiéramos podido hacer diferente antes, porque antes no éramos conscientes de que estas cosas podían pasar. Porque al igual que en el amor, si fuéramos conscientes de que todo lo que hacemos o dejamos de hacer tiene una consecuencia, seguramente varias de nuestras acciones serían diferentes.

 

Entonces… nos tocó seguir, adaptarnos y aprender que las cosas cambiaron. Que las cosas ya no son como antes y que desgastarnos en pensar una y otra vez en qué pasó, no nos aporta nada. Simplemente ya no son y punto. En el amor y en el aislamiento siempre tendremos dos opciones: 1. O nos echamos a la pena porque lo que creíamos eterno no lo es, o 2. Seguimos adelante con la cabeza arriba, optimistas de que cosas mejores llegarán porque aprendimos, porque somos conscientes y porque cada cosa que la vida nos muestra nos hace más fuertes y resilientes. Entonces… levantémonos, aceptemos este nuevo estilo de vida (temporal o no), conozcámonos un poquito más cada día y siempre seamos conscientes de que la felicidad requiere un esfuerzo intencional y de que siempre podremos volver a sentir amor.

 

Si quieres descargar este artículo haz clic en el siguiente link: Des amor y cuarentena

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *